Día Mundial del Fotógrafo y Día Mundial de la Fotografía

Nos hemos acostumbrado a que todos los días nos cuenten que se celebra el “Día Mundial de lo que sea” y, claro está, tampoco podía faltar el Día Mundial de la Fotografía que es precisamente hoy, 19 de agosto. 

La fecha del Día Mundial de la Fotografía no proviene del día concreto en que se inventó este arte, ya que su invención fue fruto de un largo proceso en el que hubo distintos actores, sino del aniversario del momento en el que el gobierno francés compró la patente del daguerrotipo, anunció la invención y la ofreció como un regalo "gratuito para el mundo" allá por 1839.

El daguerrotipo suele considerarse como la primera cámara de fotos de la historia y se llamó así por su creador, Louis Daguerre, que realizó su invento “recogiendo” todo el trabajo que Joseph Nicéphore Niépce había realizado para conseguir la que se considera primera fotografía de la historia.

De esto hace nada menos que 177 años y desde entonces han pasado muchísimas cosas. Desde los primeros años en los que se pasó del daguerrotipo al calotipo de Henry Fox Talbot, estableciéndose el proceso negativo-positivo y el nombre “fotografía” (de “photos” y “graphien” luz y dibujo/ escritura) como tal, por parte del matemático y astrónomo inglés John Herschel, hasta la popularización de la fotografía con las primeras Kodak de 1888 con su famoso eslogan "Usted apriete el botón, que nosotros hacemos el resto".

ELOGIO A LOS FOTÓGRAFOS COFRADES

Esa rara especie, que va cargada con una cámara, un trípode, una bolsa donde lleva los objetivos y algunos, hasta con una escalera. Salen de su casa pronto para poder ir tempranito a los cultos para fotografiarlos con tranquilidad, antes de que los fieles comiencen el peregrinar por los besamanos o besapies.

Foto: Javier Paulino Alegre
Miden el blanco, miden la luz, buscan el ángulo preciso. Fotografían el culto en general, buscan ese encuadre imposible, juegan con los elementos de los cultos, fotografían primeros planos escalofriantes. También están en la primera cofradía que sale a la calle y en la última que se recoge, andan horas y horas cargados con todos los bártulos, hacen cientos de fotografías cada día de la Semana Santa o de la procesión que salga, o de los cultos que hayan fotografiado.

Una vez que llegan a su casa, tienen horas por delante de procesado de la fotografía: eliminar la que no te gusta, o la que ha quedado un poco turbia, mejorar un poco la luz, corregir un poco el color, añadir un poco de sombra, firmar la fotografía,… elegir la que vas a subir a tu página web, a tu blog o al tuenti o al facebook.

Horas de trabajo sin más recompensa que la de un elogio de un cofrade, un me gusta en la red social y la satisfacción de haber hecho un bonito trabajo.

El fotógrafo cofrade es generoso: cede sus fotografías para blogs, boletines, revistas, carteles, … cuando una hermandad le pide una fotografía, busca entre tus archivos la que mejor pueda ir para lo que te han solicitado. Prepara montajes fotográficos para ilustrar algunos actos de cofradías… Pero sobre todo, en este mundo cofrade tan dado a las críticas, los fotógrafos cofrades son gentes que entre ellos se llevan bien, algo muy muy raro en este mundillo.

Quiero que este artículo sirva de reconocimiento para estas personas que por su afición, nos muestran el día a día de nuestras hermandades y cofradías, haciendo un archivo gráfico de la historia actual de nuestras hermandades. 

Share this:

Sobre el autor

.Gracias por su visita. SMCE