Calles que son un homenaje a personas que tuvieron una gran relevancia en el capítulo de las cofradías

Hay calles de Córdoba que son un homenaje a personas que, entre otras facetas de su vida, tuvieron una gran relevancia en el capítulo de las cofradías. Nombres propios que suenan a Semana Santa de Córdoba y que en muchos casos escribieron alguna página importante en la historia de las cofradías de la capital. Entre ellos, el más notorio es el del insigne imaginero Juan de Mesa, autor del conjunto escultórico de las Angustias y que da nombre a una calle situada en el barrio de San Pedro.

Si el escultor cordobés es el más antiguo, entre los ejemplos más recientes se encuentra el de la plaza Capataz Ignacio Torronteras, que estuvo al frente de la cuadrilla del paso de las Penas, de la hermandad de la Esperanza, cofradía a la que perteneció por vía familiar. La plaza bautizada en su honor se encuentra en el barrio del Cerro de la Golondrina, entre la avenida de Barcelona y el colegio Salesianos.

Pero hay más ejemplos, como son los de la saetera María la Talegona, con una calle en el barrio de Miralbaida; el cronista José Luis de Córdoba, en El Arenal; el Conde de Cárdenas, que fue hermano mayor de los Dolores y que cuenta con una vía entre la calle Claudio Marcelo y la plaza de la Compañía; Ramírez de las Casas Deza, muy vinculado familiarmente a la citada cofradía servita y cuyo hijo llegó a ser hermano mayor, con una calle próxima a la plaza de Capuchinos y El Bailío; y Agustín Moreno, hermano mayor de las Angustias y con una calle en el barrio de Santiago.

Fray Rafael Cantueso, vinculado a la fundación de la hermandad de Ánimas, también cuenta con un hueco en la ciudad en su nombre. Éste se encuentra concretamente junto al jardín que hay frente a Campo Madre de Dios. El religioso dominico era una persona muy querida entre los cofrades cordobeses.

Fuente-.ABC

Share this:

Sobre el autor

.Gracias por su visita. SMCE