Aquí seguimos.

Renovarse o morir. Dicho así podría parecer una frase hecha; un tópico muy utilizado en cualquier tertulia, conferencia, charla o conversación distendida. Y sí. Puede que también suene a bohemio. El mundo cofrade de Daimiel está evolucionando a lo largo de los últimos años. Las calles fueron testigos en la última Semana Santa de ciertos aspectos que se han ido puliendo y mejorando en nuestras cofradías. Seamos serios. A día de hoy, la Semana Santa de Daimiel goza de una buena salud si lo comparamos con años, lustros o décadas anteriores. La juventud tiene buena parte de culpa, pueden estar seguros.

Quizás el ADN del cofrade cuente con un patrón común: la crítica constante. Pero la crítica constructiva siempre debe ser vista como algo positivo. Los cofrades también somos por naturaleza susceptibles, en ocasiones, por cuestiones banales. Y este Blog no está exento de esa crítica. Llevamos casi siete años y medio dando lo mejor de nosotros. Por este espacio han pasado personalidades tan variopintas como artistas de reconocido renombre o personas anónimas que han dejado su aportación.

Por eso, y solo por eso, en este tiempo hemos cumplido nuestra premisa, que no es otra cosa que informar, transmitir y sentir. Hemos construido con esfuerzo y sacrificio un pequeño atril donde expresar nuestra manera de entender la Semana Santa. Hemos intentado llegar hasta el último rincón que fluía la actualidad cofrade dándole ese punto de vista diferente, dando voz a todas las corrientes en cualquier asunto de debate. Nacimos con un café en la mano en una tarde de otoño con mil ideas. Ahí, justo ahí, donde suelen nacer grandes proyectos que acaban siendo incluso grandes multinacionales. Las cosas grandes nacen en entornos pequeños, en círculos donde la cantidad no importa pero la calidad prima sobre lo demás. Así somos y así queremos seguir siendo: un humilde Blog al servicio de nuestros hermanos cofrades. ¿Qué sentido sería no ser así?

Pero no hablemos en pasado cuando debemos seguir hablando en presente y futuro. Esa evolución del mundo cofrade es paralela a esa renovación que necesita el Blog, porque nuestros lectores lo merecen y porque es ley de vida. Sus pilares se mantienen intactos.

El viento sigue corriendo a nuestro favor para no decaer, para romper el mito de que torres más altas han caído. Seguimos con las mismas fuerzas del primer día. Queremos seguir construyendo ese castillo de “naipes” en el que también formáis parte todos vosotros. Lectores, amigos, conocidos, colaboradores… todos sois esa baraja indispensable en cualquier buena partida con amigos un sábado noche; esa baraja que no para de rotar hasta altas horas de la madrugada.

Mientras haya tan solo un alma deseando leer sus contenidos seguiremos aquí, dispuestos a ofrecer lo mejor que sabe hacer esta página.

Share this:

Sobre el autor

.Gracias por su visita. SMCE

0 comentarios:

Publicar un comentario