Encuentros y Congresos de Cofradías, y ¿luego que?

Foto de los participantes en el I ENCUENTRO DE COFRADÍAS DE JESÚS CAÍDO celebrado en Sevilla en 2008

La XXX Edición del Encuentro Nacional de Cofradías en 2017 tendrá lugar en Jumilla (Murcia), el IV Encuentro de Jóvenes Cofrades en Palencia que tendrá lugar la última semana de Octubre, y así una interminable lista de encuentros y congresos de hermandades, o Cofradias que comparten una advocación tienen lugar al cabo del año a lo largo de nuestro calendario cofrade.

Por Daimiel pasará en V Encuentro de Cofradías bajo la advocación de Jesús Caído este mes de Octubre, los días 21,22 y 23.

Los encuentros de cofradías en sus diversas modalidades, ya sean los nacionales de carácter general o por advocaciones, los diocesanos o los regionales interdiocesanos, los de jóvenes o los de mujeres cofrades, los de costaleros y hermanos de paso, los de músicos y bandas, son un fenómeno, como tantos otros, sometido en muchos casos a la limitación de la iniciativa personal. La clave de su éxito es que sean, ante todo, encuentros de cofrades, real convivencia más allá de la parte académica y científica, que en los encuentros puede tener cabida pero se desarrolla fundamentalmente en los congresos.

No obstante, a menudo quedan eclipsados por todo el artefacto extraordinario. Una cofradía que celebra un aniversario y es anfitriona de un encuentro o congreso como parte del programa conmemorativo, y de paso organiza una salida extraordinaria de su titular. O bien, la salida extraordinaria sin aniversario, con el encuentro como motivo de mayor o menor peso, que hay encuentros con procesión y encuentros sin ella.

Y luego, ¿qué? ¿Celebrado el encuentro deja poso en la cofradía anfitriona y en las invitadas? Sin duda, muchos participantes habituales siguen acudiendo porque lo aprovechan, se reencuentran con viejos amigos una vez al año y sienten el encuentro como algo propio. Otros lo tienen incluido en su agenda como una buena opción para recorrer España. Y no faltan los asistentes ocasionales, muy puntuales, porque el encuentro se celebra en su ciudad o en una localidad cercana.

Como intercambio de experiencias, puesta en común de algunos proyectos o mera celebración fraterna, los encuentros tienen sentido. Sobre todo si lo dialogado y vivido llega de alguna manera a todos los que no pudieron o no se sintieron llamados a acudir. Si se convierten en un fin de semana más que nada ferial o turístico, con misa de clausura, habrán perdido su razón de ser, y todos esos que no acudieron seguirán contemplándolo como algo ajeno y postizo.

SMCE

Foto de la mesa redonda que tuvo lugar en el I ENCUENTRO DE COFRADÍAS DE JESÚS CAÍDO celebrado en Sevilla en 2008

Share this:

Sobre el autor

.Gracias por su visita. SMCE