Una promoción de enorme valor; y, además, gratis para la administración local.

Se nos avecina otro otoño caliente en lo cofrade en la ciudad de Jerez, como viene siendo habitual en los últimos años, pero este de 2016 concentra hasta seis convocatorias extraordinarias. De ellas, la mitad son por iniciativa del obispado: el regreso de las hermandades de Santiago y el cierre del jubileo de la Misericordia. 

Por lo tanto, aquí casi todo sí es singular, alejado de lo 'ordinario'. Son motivos diferentes y diferenciados unos de otros.

 Sea como sea, estamos en puertas de disfrutar -o padecer, según quién lo vea- un periodo en el que Jerez, gracias a lo cofrade, estará, nunca mejor dicho, en el candelero. Esto implica una importante movilización, una oferta que forma parte de las prioridades de miles de personas, andaluces fundamentalmente, que no dudan en visitar aquellas ciudades que celebran eventos cofrades magnos.
El ejemplo más reciente fue en Chiclana este mismo mes con una procesión magna que reunió a miles de personas.
 Jerez, en su excelencia cofradiera, está a muchas leguas de distancia de esa misma realidad en la ciudad chiclanera, por lo que la llamada de aquí ya forma parte de las citas prioritarias de miles de cofrades de allá. Esto es una realidad que no hay que obviar. Y bien lo sabe la hostelería, junto a otros sectores del ramo, y la propia ciudad: la llegada de esos visitantes es una promoción de enorme valor; y, además, gratis para la administración local

Así que, más allá del valor espiritual que tiene para los creyentes, no se puede eludir ese otro beneficio que tanto necesita Jerez. La amplia repercusión que tiene lo cofradiero jerezano es uno más de los grandes valores que Jerez debe aprovechar, todo gracias a las hermandades, que no escatiman esfuerzo y dinero para engrandecer estos momentos, por cierto, sin coste 'público' alguno. 

Error caer en conceptos mojigatos o miopes para no ver, más allá de lo devocional, la utilidad y el bien que todo esto nos da.

Share this:

Sobre el autor

.Gracias por su visita. SMCE