Pluralidad de candidaturas en las hermandades

Foto Archivo



Normalmente los cambios de Presidente dentro de nuestras hermandades es un proceso aburrido, sin interés y que solamente llama la atención de los que van a tomar posesión de los cargos. Los cabildos de elección suelen tener una asistencia fantasmal, porque poca gente quiere votar una lista única cocinada en casa de uno o de otro.

De vez en cuando en una hermandad hay elecciones con dos listas y, en casos excepcionales, con tres listas. Y es que hay cocinas que no pueden con todo. En ese momento uno y otro se mueven para que los hermanos vayan al cabildo, para que voten y les conozcan.

Cuando esto sucede aparecen “los llamadores a la unidad”, que piden que se reconduzca la situación a una sola lista, donde los caudillos de la hermandad pueden decidir quién entra y quién no y al hermano se le deje la triste misión de refrendar necesariamente algo en lo que no he tenido parte.

Elección es el sustantivo del verbo elegir. Para que se pueda elegir, habrá que tener al menos más de una opción. Todo lo demás es otra cosa, pero desde luego no es elegir.

Me hace gracia que se contraponga unidad a democracia. Eso era lo que se decía en tiempos de Franco. Que para mantener la unidad no hay que tener posibilidad de elegir, pues claro, la gente va y elige lo que quiere. La democracia genera unidad. ¿O es que son preferibles esos cabildos vacíos a un cabildo lleno de hermanos para decidir entre diferentes opciones?.

Lo que si es verdad es que nos podemos encontrar dos situaciones, una que el presidente que termina su mandato esté cansado ya y quiera dejar el cargo o el caso contrario que le haya cogido cariño al sillón y se resista a tener un sucesor. Tanto en un caso como en otro es bueno la pluralidad de candidaturas, tanto en nuestro mundo cofrade, como en cualquier otro campo de nuestra vida.

SMCE

(Este artículo no va dirigido a ninguna hermandad en particular sino de manera general al mundo de las Hermandades y Cofradías)

Share this:

Sobre el autor

.Gracias por su visita. SMCE