Conociendo el taller de bordado de D. Joaquín Salcedo Canca, artista y artesano malagueño

La originalidad de sus diseños, la brillantez de su ejecución y la calidad de sus acabados, le convierten en referente indiscutible de este campo artístico

Este Bordador ha puesto su firma en algunos de los grandes trabajos del bordado en Málaga. Trabajos con los que ha ayudado a que la artesanía malagueña ostente un importante prestigio nacional. Joaquín Salcedo se ha convertido en un nombre indispensable para la historia cofrade. Su taller, ubicado a orillas de extramuros del viejo Casco Histórico malagueño, es una cueva del tesoro de la que salen lo que podemos catalogar como valiosísimas obras de arte. En Daimiel ha restaurado el Estandarte de la Hermandad Sacramental Señores 33, considerado uno de los mas valiosos de este municipio.


Hablar de Joaquín Salcedo (Málaga, 1971) es, sin lugar a dudas, hacerlo de uno de los bordadores más consolidados del panorama actual. La originalidad de sus diseños, la brillantez de su ejecución y la calidad de sus acabados, le convierten en referente indiscutible de este campo artístico.

Heredero de lo clásico, las composiciones cobran en el hacer de sus manos un nuevo sentido estético, producto de su personal manera de entender el bordado. Sin embargo, su apego a la tradición no obsta para que también lleve a cabo creaciones cuyos diseños se acercan a otros parámetros ornamentales. Así, prueba de la amplitud de sus repertorios es su obra magna: el palio completo para la Cofradía del Rescate (Málaga) en estilo neogótico, pieza que ha supuesto un nuevo desafío para Joaquín Salcedo y su taller, sobre todo porque en dicho trabajo se insertan varias escenas donde se recupera el antiquísimo, y casi olvidado, arte del bordado en seda.

La temprana dedicación de Salcedo al bordado, -con tan sólo 14 años ya comenzó a trabajar con hilo de oro y seda- le ha permitido conocer desde muy pronto las diferentes técnicas del bordado, lo que en la actualidad se traduce en una consolidación de su labor de 30 años bordando, sabiendo respetar profundamente la tradición en la que se inspira, para, de la misma manera, innovar según marquen los nuevos retos y encargos.
Por otra parte su estrecha relación con el mundo cofradiero, y el hecho de ser vestidor de algunas de las Vírgenes más populares de la Semana Santa, le hacen verdadero conocedor de cómo diseñar, confeccionar y bordar para conseguir una perfecta armonía y brillantez entre las obras y las Imágenes Sagradas. En este sentido, cabe reseñar que más de la mitad de las hermandades que hacen su recorrido en la Semana Santa malagueña poseen algún trabajo suyo. Encargos de Hermandades de Sevilla, Huelva, Jaén, Córdoba y Almería, así como de otros puntos de España son el justo reconocimiento de su profesionalidad y plena dedicación a su taller. Su amplia experiencia ha hecho, por otro parte, que sean numerosas las cofradías y entidades que demandan su actuación en el campo de la enjundiosa labor de restauración de piezas antiguas.

Así pues, sayas, tocas de sobremanto, guiones, estandartes y mantos -como el manto de procesión y el techo de palio, unas de sus obras cumbre, para la Virgen de la Trinidad Coronada de la Cofradía del Cautivo (Málaga)- son las piezas donde Joaquín Salcedo recrea su estilo y su personal universo estético, todo ello apoyado en un taller que, como en los tiempos de gloria del bordado, está constituido por una plantilla de mujeres de amplia experiencia en este arte. Un taller, en definitiva, que ha convertido la firma de Joaquín Salcedo en todo un referente en el actual panorama cofrade.


Share this:

Sobre el autor

.Gracias por su visita. SMCE