Valladolid: Un paso de Semana Santa de Gregorio Fernández viajará a Berlín para una exposición sobre el Siglo de Oro

El Barroco español toma Berlín

La capital alemana acogerá a partir del 1 de julio una gran exposición dedicada a nuestro Siglo de Oro

Se prestan seis tallas de Gregorio Fernández, un lienzo de Zurbarán y dos piezas de José de Mora y Juan de Mesa. Por primera vez un paso completo de Semana Santa saldrá de España.
Una selección de tallas de Gregorio Fernández, incluido el paso procesional  ‘Camino del Calvario’, protagonizarán una gran exposición sobre el Siglo de Oro español que se inaugurará el próximo verano en Berlín.

El paso ‘Camino del Calvario’, de Gregorio Fernández, saldrá por primera vez de Valladolid para convertirse en una de las piezas emblemáticas de la exposición que se inaugurará en julio en Berlín.


fotos aqui
El Museo Nacional de Escultura de Valladolid realizará el préstamo más importante de su historia para este gran proyecto cultural y cederá seis imágenes salidas del  taller del imaginero de referencia de la Semana Santa vallisoletana, además de un lienzo de Zurbarán, un busto de José de Mora y una escultura de Juan de Mesa.  «El préstamo significa continuar una línea que empezó con una gran exposición en la National Gallery, en 2009, en la que estaban presentes la escultura barroca y piezas del museo», recuerda María Bolaños, directora del museo.

Aunque en esta ocasión, la gran novedad, además de las dimensiones del préstamo, es que por primera vez un paso procesional completo saldrá de Valladolid. Los responsables de la exposición berlinesa contactaron con el museo vallisoletano hace meses con gran interés en poder exhibir un conjunto completo y mostrar a los alemanes «la importancia que tuvo la escultura procesional, especialmente en Valladolid por la calidad de las tallas, el carácter dramático, escenográfico y teatral, que encaja muy bien con el espíritu del siglo de Oro, pero con un planteamiento visual», relata el subdirector del Museo de Escultura, Manuel Arias.

«El paso procesional será un hito fundamental de nuestra exposición, cuyo préstamo nos honra y complace especialmente. Gracias a él podremos mostrar de forma excepcional la estrecha relación que pintura y escultura tuvieron en el siglo XVII español», señala Michael Eissenhauer, director general de los museos nacionales de Berlín y coordinar de la muestra.


Una idea que reitera María Bolaños que estima que la presencia del paso «va a ser un elemento absolutamente espectacular» dentro de la exposición de Berlín. «Destacará por su singularidad, por su escala y porque es un mundo conocido de oídas, además de porque demuestra la riqueza del barroco español en el campo de la escultura, que hasta ahora estaba olvidado».

Este préstamo se considera como un reconocimiento a nivel internacional de su valor artístico, más allá del uso ritual que tiene el paso en Semana Santa, y por tanto «una manera de concienciar a todo el mundo de la obligación que tenemos de proteger ese patrimonio». Bolaños defiende que es algo más que una «singularidad» que atraerá a mucha gente de Alemania al saber que en España se sacan las obras del siglo XVI y XVII a la calle. «Es importante para que la gente sea consciente de que si queremos seguir presumiendo de ese patrimonio, ahora y en el futuro, estamos muy obligados a protegerlo porque no es nuestro, es de todos».

Los comisarios de la exposición berlinesa se dejaron asesorar por el equipo directivo del Museo de Escultura, que le aconsejó el paso ‘Camino del Calvario’, compuesto por cuatro tallas de Gregorio Fernández y una de Pedro de la Cuadra. «Tiene algunas piezas que son muy especiales, como la Verónica, los sayones que acompañan el cortejo, el Cirineo,… son grupos con mucha fuerza», subraya el subdirector del centro. En la elección también ha pesado el criterio de que «da muy bien la imagen de lo que fue la escultura procesional en el siglo de Oro en España».
Algo que agradece especialmente el director general de los museos nacionales de Berlín que destaca «la especialmente buena relación establecida con el Museo Nacional de Escultura», lo que ha permitido establecer una colaboración «muy fructífera» para ambas instituciones. «Ejemplo de ello son las piezas de primera categoría de los museos nacionales de Berlín, que paralelamente a nuestra exposición se mostrarán en Valladolid».
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El director general de los Museos Estatales de Berlín, Michael Eissenhauer, anuncia que será el «clímax» cultural del verano y la comisaria de la exposición, María López-Fanjul, ha creado todavía más expectación al asegurar que «no hay precedente de una exposición como esta, incluso en España». A partir del 1 de julio y hasta finales de octubre, Berlín se rendirá a los pies de la «magnificencia artística» de la «Era Velázquez», con una muestra dedicada al Siglo de Oro español que «marca la historia del arte de Europa y nos define como europeos», según Eissenhauer. Posiblemente nosotros ya lo sabíamos, pero a partir de este verano es posible que los alemanes caigan también en la cuenta.

Y para hacerlo posible ha sido necesario traer hasta Berlín ciento treinta obras excepcionales, pinturas y esculturas realizadas entre los últimos veinte años del siglo XVI y a lo largo de todo el siglo XVII, no solamente en los centros más conocidos, como Madrid y Sevilla, o con los artistas de más proyección como Velázquez, Murillo y El Greco, sino descubriendo además artistas desconocidos incluso para los historiadores del arte algo más versados en esta época, como Alonso Cano o Juan Sánchez Cotán. Ese es el motivo por el que la comisaria López-Fanjul considera que la muestra enseñará mucho «incluso a algunos españoles» y cita como ejemplo de descubrimiento el «Descenso de Cristo a los infiernos» de Cano, un cuadro «extraño y, por ello, maravilloso que la mayoría de los españoles no conocen».

Cuadros de la propia pinacoteca Gemäldegalerie, poseedora de una de las más importantes colecciones de arte español, junto a préstamos internacionales destacados como un Sánchez Cotán que viene de Chicago o el «San Martín y el mendigo» de El Greco, préstamo de la Galería Nacional de Arte de Washington, forman esta exposición que pone de relevancia que el Siglo de Oro español es uno de los capítulos más fascinantes de la historia cultural de Occidente y que revisa, por primera vez a la luz del siglo XXI, aquel Siglo en el que el país más poderoso de Europa perdía su hegemonía política pero en el que su cultura alcanzó su máximo apogeo. En conjunto, sesenta y cuatro museos, instituciones y colecciones privadas han colaborado para hacer posible este catálogo.

Con unos padrinos tan sobresalientes como el Rey Felipe VI y el presidente de Alemania, Joachim Gauck, la muestra se ha esforzado por «recrear el maridaje que en cualquier iglesia española existe hoy en día entre la pintura y la escultura», dice Eissenhauer, «y me atrevo a aventurar que sobre todo las esculturas serán una gran sorpresa para el público. Algo así no existió en esa época en ningún otro lugar fuera de España y se encontrarán ante una realidad artística completamente desconocida hasta ahora». Entre las esculturas que irán llegando los próximos meses a Berlín se encuentra por ejemplo el préstamo de un paso de Semana Santa de Gregorio Fernández y cinco esculturas a tamaño natural que se conservan dentro del Museo Nacional de Escultura de Valladolid, que en palabras del director contribuirán a que «este verano, para ir a España, será necesario pasar por Berlín».

Fuente: http://www.abc.es/

Share this:

Sobre el autor

.Gracias por su visita. SMCE