Cartas de lo lectores: "Un Corpus lleno de luces y sombras"

Cuando las cosas han pasado, es hora de hacer balance. El de Daimiel ha sido un Corpus lleno de luces y sombras, y a continuación trataré de desgranarlas. No pretendo hacer una crítica ni soy quien para juzgar, pero mi visión de la Solemnidad ha tenido una de cal y otra de arena, y así lo quiero compartir:


LUCES.-

-          La ejecución de los Altares.- Hermandades y particulares se esmeran cada año más a la hora de elaborarlos, y se nota que piensan en ellos durante mucho tiempo antes. Destacar el grandioso altar de la Prehermandad de Jesús Despojado, el coqueto montaje de la Hermandad de San Isidro o el muy mejorado altar de la Hermandad de la Virgen de las Cruces. Los demás, en su línea, se mantienen respecto a años anteriores. Muy de alabar el montaje de Antonio Ortega, que a pesar de ser un particular, pone en la calle lo mejor que le llega a las manos.

-          Los adoradores.- aunque el número no deja de ser escaso, es cierto que ha crecido respecto a otros años. Se pudieron ver algunos adoradores más junto a Jesús Sacramentado, y lo que es mejor, la presencia de algunas de las comunidades de Religiosas de nuestro pueblo. Ojalá con el tiempo se sigan sumando a esta celebración.

-      La representación de algunas Hermandades.- no seré yo quien critique que las Hermandades aporten mucha gente al cortejo, porque eso siempre es beneficioso para el desarrollo de la procesión. En concreto, la Hermandad de Jesús Nazareno llena filas y aporta con buen hacer. En el tintero queda que para años sucesivos se incluyan en las filas de adoradores y no en una sección junto a la imagen del Niño Jesús.

-   Las alfombras de tomillo.- poco a poco se van generalizando y cada año hay más tramos alfombrados con hierbas aromáticas, lo que desprende un olor inigualable al paso de la procesión. Algunas Hermandades colaboran en este sentido, lo que es digno de alabar. Ojalá la idea cunda y en un futuro veamos todo el recorrido alfombrado. Igualmente las alfombras de serrín embellecen puertas de Parroquias y algunos altares.

-       El cambio de itinerario.- parece que por fin nos hemos dado cuenta de que la calle Progreso no es un bonito lugar por el que pasar una procesión. Ni en donde verla. El cambio de recorrido ha sido todo un acierto, pasando por calles tan cofrades como la antigua calle Amargura.

-       Balcones engalanados.- aunque son minoría, hay que reconocer la importancia de los balcones engalanados. Son una muestra de cariño, una ofrenda hecha al Señor con lo más íntimo y doméstico de nuestros hogares. Enhorabuena a los que engalanaron el suyo y ánimo a los que no lo hicieron para que se sumen en futuras ocasiones.


SOMBRAS.-

-        Ruta de Altares.- tal vez va siendo el momento de replantearse la Ruta. Cada vez más seguida por el pueblo, tal vez fuera bueno reunirse con los artífices de los altares para plantear el adelanto de la confección al sábado por la tarde, tal y como reclaman muchos. Así se crearía una auténtica víspera del Corpus, que se podría engrandecer con un sinfín de actividades para echar a la gente a la calle. Pero esto tiene que surgir siempre del entendimiento de la Hermandad del Cristo del Consuelo (que es quien organiza la Ruta) y de los participantes. Puede ser tarea difícil, pero ahí lo dejo.

-     El número de altares.- ha bajado en uno respecto al año pasado. No sería significativo, pero teniendo en cuenta la poca trayectoria de la Ruta, es una pena que ya se sumen bajas. La Asociación de Amas de Casa no ha elaborado su altar en la puerta de la Umbría de Santa María, como tampoco lo ha hecho la Hermandad de los Negros en los aledaños de San Pedro. Una pena. Para el recuerdo quedará ya el altar que las Religiosas Calasancias montaban en San Pedro y que solo participó los dos primeros años.

-       El Ayuntamiento.- era generalizado el malestar entre muchos de los artífices de los altares por el tráfico rodado en las calles. Si bien nunca se ha cortado, este año se hacía necesario el corte en determinadas calles. Los peor parados, los altares de San Isidro y la Prohermandad de Jesús Despojado en calle José Ruiz de la Hermosa, y el de la Virgen de las Cruces en calle Arenas, ya que son dos vías que soportan mucho tráfico. Si esto fuese a más el Ayuntamiento debería implicarse en este sentido.

-     La Función Religiosa.- no fue solo una percepción mía. El sentir era generalizado. A la Función Religiosa le faltó ese punto de solemnidad que todos esperábamos de este día. La organización, la preparación, la homilía… algo falla y hay que atajarlo.

-     La disposición de los adoradores.- no hubo sincronización entre el paso de la Custodia y los adoradores. A veces, la Custodia andaba demasiado rápido y se quedaban adoradores muy detrás. Algo que hay que cuidar, ya que personas en los cortejos es lo que nos falta.

-    La falta de información.- hasta pocos días antes, nadie sabía del nuevo recorrido de la procesión. Me consta que ni tan siquiera los vecinos, que se sorprendieron cuando les pidieron permiso para elaborar altares en sus fachadas, o que se enteraron cuando vieron las señales con la prohibición de aparcar. Algo más de información hubiese sido buena.

-     El paso.- si la relación entre las Sacramentales es buena, no entiendo el por qué un año si y otro no, la Custodia tiene que procesionar en el paso de la Virgen de las Cruces, lleno de inscripciones marianas que en nada vienen a cuento. La Sacramental de los 32 está consiguiendo con el paso de los años un buen conjunto en su paso que podría ser utilizado indistintamente por una u otra Hermandad. Se ganaría en armonía y no sería necesario pedir el paso a la Virgen de las Cruces. Todo es querer.

-    El incienso.- aún recuerdo cuando las primeras Hermandades de penitencia decidieron incorporar el incienso a sus cortejos. Se decía que sólo se debía utilizar con el Santísimo y que no procedía con una imagen devocional. Pues bien, ni tan siquiera el domingo pudimos ver un ápice de incienso en el cortejo. Anuncia el paso de Jesús Sacramentado, purifica el ambiente para que llegue la Custodia y con su olor nos eleva y nos prepara para lo que viene. Algo que tuvimos que imaginar pues no hizo acto de presencia. Para tomar nota. 


Cerero

Share this:

Sobre el autor

.Gracias por su visita. SMCE

0 comentarios:

Publicar un comentario