Hermandades en verano: ¿abiertas a la actividad o cerradas por vacaciones?

El año pasado lugar en Jerez la  mesa redonda ‘Hermandades en verano: ¿abiertas a la actividad o cerradas por vacaciones?’ en la que se sacó un interesante análisis que pasamos a desgranar.

Destacamos a continuación algunas de las aseveraciones vertidas durante las casi dos horas de duración de esta mesa redonda que además contó con la interactuación del público asistente:

Los cofrades, sobre todo los miembros de Juntas de Gobierno, restan muchas horas a sus familias y a su hogar durante el resto del año, porque siempre estamos pendientes y gestionando todas las actividades propias del curso cofrade, con la cantidad de deshoras que ello conlleva. Es necesario descansar en algún momento, dedicárselo a la familia, y el verano es la fecha propicia para ello. Porque ya ha terminado el curso cofrade. Existen casos puntuales y ya consolidados, de citas cofrades veraniegas, convocatorias que son clásicas y deben ser inamovibles. Pero es lógico, por otra parte, que el resto de las Hermandades tomemos un respiro para cargar las pilas”.

“Antiguamente las hermandades se cerraban de Semana Santa a Semana Santa. Ahora, debido a la secularización de la sociedad, parece que las Hermandades deben estar presentes en todos los campos. Y en todos los tiempos. Y a veces perdemos el norte en este sentido. Somos lo que somos y estamos para lo que estamos”.

“En tiempo de melones, ni misas ni sermones”.

“Oficialmente se debe cerrar con el Cabildo de Cierre. En verano la actividad se relaja considerablemente, aunque es normal que se vaya trabajando en la preparación y gestiones de la programación del siguiente curso. No es favorable saturar el calendario con muchas actividades también en verano. Depende de cada Hermandad y de sus costumbres”.

“A toda costa no se deben preparar actos en verano, por el riesgo de que no acudan público. Distinto es que lo demanden los hermanos. Se debe convocar en verano si lo demandan los hermanos y no la Junta de Gobierno. Debe ser una respuesta a una demanda”.

“Las cosas no hay que hacerlas por hacerlas, sino a partir de una petición y una demanda de los hermanos. Además cuando no están tipificados en los estatutos”.

“¿Actividad de las Hermandades en verano fuera del curso cofrade? No es una cuestión de oferta, es una cuestión de demanda”.

“Hay falta de jóvenes en nuestras Hermandades de hoy”.

“Sería favorable una serie de actividades conjuntas de todas las Hermandades para este tiempo de verano, aunque no necesariamente organizadas por el Consejo. Unificando fuerzas y número de asistentes. Estamos más relajados y podemos convivir entre todos”.

“A veces hay que echar el freno, no tenemos que estar constantemente haciendo cosas en la Hermandad. Decía José Alfonso Reimóndez ‘Lete’ que ser cofrade es una vocación, y no una obligación ni una profesión. No confundamos los términos”.

Share this:

Sobre el autor

.Gracias por su visita. SMCE